El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Miércoles 18 de octubre del 2017

 



¿Qué es oración?

         Dice Santa Teresa del Niño Jesús para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegría.

     La oración diaria hace que tu corazón se prepare cada día  para ese gran encuentro que tendremos con nuestro amado, y que Él sea verdaderamente el único que llene nuestro corazón, ya que nos vamos vaciando de todos los apegos para que Dios pueda llenarme  de Él.

     San Juan María Vianney dice que: “la oración es la elevación de nuestro corazón a Dios, una dulce conversación entre la criatura y su Criador". 



¿Para qué orar?

     

     Siempre nos preguntamos y ¿Por qué orar? si Dios Omnipotente sabe lo que le diremos, dice el salmo 138 “aun no tengo la palabra en mi boca y tu Señor ya la conoces…” ¿Qué sabiduría tan grande verdad?, y respondo a tu pregunta: porque debemos de ser agradecidos con Él, ya que no se aparta de nosotros, está en nosotros ya que si se apartara  un momento de mi, callera desplomado hecho polvo.  Ahora te pregunto ¿Eres digno de su presencia? ¿Eres digno de que te ponga todos los medios que existen para que te salves?

     Debemos ser conscientes de Dios y de su vital importancia en nuestras vidas. Dice San Alfonso María de Ligorio  “Quien ora se salva ciertamente, quien no ora se condena ciertamente” .

    Pero debo aclarar un punto quien necesita orar a Dios  somos nosotros, Dios no necesita de nuestra oración ni de nuestras plegarias y rezos, Él ya tiene una multitud de ángeles y querubines que le alaban en todo momento, así que no necesita de nuestras plegarias.

     La oración es un don de la gracia y una respuesta decidida por nuestra parte. Supone siempre un esfuerzo. La oración es un combate. ¿Contra quién? Contra nosotros mismos y contra las astucias del Tentador que hace todo lo posible por separar al hombre de la oración, de la unión con su Dios. “Se ora como se vive, porque se vive como se ora.”   (CEC 2725).

     
     Formas de orar


     Las formas de la oración, tal como las revelan las Escrituras apostólicas canónicas, siguen siendo normativas para la oración cristiana: según el Catecismo de la Iglesia Católica

        a)  La Bendición y la Adoración, (CEC 2626)

        b)  La Oración de Petición,  (CEC 2629)

        c)   La Oración de Intercesión
              (CEC 2634)                           

       d)  La Oración de Acción de Gracias, (CEC 2637)

       e)  La Oración de Alabanza. (CEC 2639)

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Dame Señor, un corazón humilde para aceptar tu voluntad en mi.

Comunidad Kerygma.
contacto@kerygma.mx
Hermosillo, Sonora, México.
Todos los Derechos Reservados ©.