El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 


Ven, Yo Soy

No me des más dolor ¡Quédate en casa!
¿A dónde vas que te amen como yo?
No soy tu idea vaga y sentimiento.
Soy la verdad que vive en tu interior.

¿Por qué te quieres ir si yo te amo?
Me has costado sangre, injurias y dolor
¿No te bastan mis manos traspasadas?
¿Acaso todo fue vana ilusión?

Ve mi casa que en ruinas han dejado
Los abusos de aquellos en que confié
Mas mi amor jamás lo he retirado
De la roca en la cual yo la fundé.

¿Quieres irte? ¡Adelante! eres libre,
No te olvides de responsabilidad
Que conlleva toda autosuficiencia,
De no saber quién te da la libertad.

Los amigos no se aman de apariencia,
Un amigo es quién te ama de verdad
Que se inmola en el altar por obediencia,
En oblación de incomprensible caridad.

¿A dónde vas que te den lo que te he dado?
Acaso piensas que vida has de encontrar
¿No te basta saber que soy el siempre vivo
Y el que me tiene a mi vive en verdad?

No permitas que tus ojos se encandilen
En la espantosa y mezquina alienación
De buscar en lo sensible de las cosas,
Lo que solo le compete a la razón.

¡Soy la razón de tu vida y de tu historia!
¡Soy el que siempre ha sido y que será!
Si aquellos en que confié fallan y erran
No te debe alejar de la verdad.

Soy ese que tú ves en el sagrario
Aquel que te habla a la hora de dormir
Soy ese que oculto en confesionario
Te absuelve de lo que te haría morir.

Mucho más que los clavos del calvario
Hiere tu indiferencia en el vivir.
Pensando que conmigo no hay problema
Y en el placer tú puedes delinquir.

No te alejes de mí. ¡Quédate en casa!
Pues es la eternidad tu porvenir
Que si en soberbia el mundo se destroza,
Tu no te aflijas ¡Ven! ¡Confía en mí!

Francesco Bojaxhiu                                                     
Dame Señor, un corazón humilde para aceptar tu voluntad en mi.

Comunidad Kerygma.
contacto@kerygma.mx
Hermosillo, Sonora, México.
Todos los Derechos Reservados ©.