El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 


Polvo en tus Manos

Soy la tierra seca que dispersa el viento,
convertida en polvo a todo me adhiero,
esa que se cuela por pequeña hendija
y al ama de casa le causa tormento.

Soy tierra que ciega los ojos hambrientos
de ver claridades que luces reflejan,
polvo que en sandalias sacude el apóstol
cuando dignidades de paz no se encuentra.

Soy la tierra seca libre de nobleza,
aquella que el hombre no ara ni siembra,
pues tengo el aspecto de desesperanza
en las estaciones de estiaje profundo.

Más en mí se esconde presencia de vida
cuando los rocíos mis sedes atenúan,
me vuelven al suelo cual lágrima oscura,
fundidos en uno, rindiendo a futuro.

Muéveme en mis viajes el poder ajeno,
de aquel que me hizo, transporta y sostiene,
a sus voluntades quedo sometida,
pues solo en sus manos soy digna de fruto.

Soy la tierra seca, la que nadie mira,
aquella que gana ira y maldiciones,
pero en mi se planta latente la vida,
al roce sublime del agua que corre.

De esta tierra seca ha salido un hombre,
libre, testarudo, soñador, resuelto,
llevando consigo grandeza inconsciente,
de ver cara a cara al que ha creado al mundo.

Soy pequeña cosa junto al universo,
de lejos parezco tan solo un granito,
y en esa sencilla figura que tengo,
realizó su plan el Dios del Universo.

Hay muchos que admiran las mil maravillas,
que escondo en mi entraña y en mi superficie
mas solo soy tierra, tan solo soy tierra,
que fui diseñada por el Verbo Eterno.

Francesco Bojaxhiu                                                     
Dame Señor, un corazón humilde para aceptar tu voluntad en mi.

Comunidad Kerygma.
contacto@kerygma.mx
Hermosillo, Sonora, México.
Todos los Derechos Reservados ©.