El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 


Modesta Eduwiges

  Mi vida antes de Cristo era muy triste, estaba muerta en vida, me sentía poca cosa. Me maltrataban física y psicológicamente, me insultaban, mi reacción era de mucho enojo, odio y resentimiento; tenía malos pensamientos, falta de sentido moral, me consideraba un despojo humano con una gran soledad y que no le importaba a nadie. Por eso permitía que pisotearan y maltrataran mi cuerpo. En realidad pagaba muy caro vivir en pecado mortal.

   Me preguntas: - ¿Cómo fue mi encuentro con Cristo? Bueno fue todo un proceso, lo fui conociendo poco a poco, hasta que pude estar en gracia de Dios. El momento más maravilloso fue cuando obtuve el perdón de mis pecados.

Desde que empecé a estudiar la Sagrada Escritura, inicie el conocimiento de lo que Dios quiere de mí y a reconocerme como un Ser Humano. Me di cuenta de todo lo que había rechazado para llegar a vivir en la alegría que da Cristo, esa alegría que ni mi esposo, hijos me pueden dar ahora. Se que si alguno de ellos me faltará Cristo está presente para ayudarme con mi carga.

Con El viviré siempre; aunque tenga dificultades en la vida, para ello reconozco que necesito vivir constantemente en gracia de Dios cumpliendo los mandamientos, teniendo fe, alimentándome de su cuerpo y de su sangre, de su palabra que es sabiduría y vida.


Dame Señor, un corazón humilde para aceptar tu voluntad en mi.

Comunidad Kerygma.
contacto@kerygma.mx
Hermosillo, Sonora, México.
Todos los Derechos Reservados ©.