El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Miércoles 13 de diciembre del 2017

COMUNIDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Si Usted está interesado en recibir Dirección Espiritual con el Pbro. Dr. Macario Ponce Correa,
favor de contactarnos vía correo electrónico.

TESTIMONIOS
     * R. Rivadeneira
        Mi vida era simplemente una vida de pecado, sin conciencia del bien y del mal, vivía egoístamente, buscando “las felicidades” que ofrece el mundo, lo importante en mi vida eran los deportes y mis amigos, que eran más bien “amigotes”. En ese tiempo frecuentaba distintos ambientes, pero todos vacíos y ni siquiera tenía una finalidad en la vida, ni metas ni objetivos claros.

     * Maria Luisa
        Yo conocía a Dios sólo en el Templo pero no sabía que me amaba, que se interesaba por mí, no sabía qué significaba el Sacramento de la Eucaristía, estaba en la total ignorancia e inmersa en el tedio de la vida, sin sentido, sin rumbo, cuidaba mi relación con Él pero sin conocerlo, pecaba y me confesaba, pero recaía en el pecado, sin saber a Quién era el que ofendía.

     * Martha
        Pasaron muchos años siendo católica como hay muchas, siendo catequista no faltaba a misa y me confesaba con mucha frecuencia, pero con toda facilidad caía una y otra vez en pecado y una y otra vez decía, ni modo el sábado me vuelvo a confesar, pero sin ningún propósito ni enmienda.

     * Modesta Eduwiges
        Mi vida antes de Cristo era muy triste, estaba muerta en vida, me sentía poca cosa. Me maltrataban física y psicológicamente, me insultaban, mi reacción era de mucho enojo, odio y resentimiento; tenía malos pensamientos, falta de sentido moral, me consideraba un despojo humano con una gran soledad y que no le importaba a nadie. Por eso permitía que pisotearan y maltrataran mi cuerpo. En realidad pagaba muy caro vivir en pecado mortal.



Dame Señor, un corazón humilde para aceptar tu voluntad en mi.

Comunidad Kerygma.
contacto@kerygma.mx
Hermosillo, Sonora, México.
Todos los Derechos Reservados ©.